Matilla Plant, Growshop Online Contacto
envíos gratis* y anónimos a partir de 50€

Lavado de raices

+info Hay 12 productos.
Mostrando 1 - 12 de 12 productos

El lavado de raíces supone una parte muy importante del proceso de cultivo del Cannabis.

Este procedimiento aporta varias ventajas a nuestra cosecha, entre ellas el lograr que nuestra hierba tenga un sabor más puro y natural al fumarla y que no sepa a “fertilizantes” o a “productos químicos”.

Básicamente, un lavado de raíces consiste en regar las raíces de la planta para eliminar el exceso de sales.

Este proceso puede hacer durante la fase de cultivo (en caso de que le haga falta) o 15 días antes de la cosecha. El lavado de raíces no es factible en todos los tipos de cultivos, ya que sólo es posible hacerlo cuando plantamos en macetas tanto interior como exterior (independientemente del tamaño de la maceta) o sistemas hidropónicos.

Las plantas de marihuana que se cultivan en suelo (tierra madre) no van a necesitar lavados de raíces. Seguramente habrás oído que, si usas cultivos 100% orgánicos tampoco necesita lavado de raíces.

Aunque no es algo obligatorio en este caso, nosotros siempre aconsejamos hacerlo dos semanas antes de recoger nuestra cosecha, aunque usemos fertilizantes y abonos orgánicos debido a que nuestros cogollos van a tener mejor sabor.

Es indiferente el tipo de sustrato que estemos usando (coco, tierra) un lavado de raíces siempre va a ser beneficioso.

Lavado de raíces en cultivos de Cannabis ¿Qué es?

Un lavado de raíces, es simplemente reglar la planta con abundante agua corriente y dejar que vaya drenando por la parte inferior del macetero.

Este proceso va a eliminar la gran mayoría de minerales y nutrientes de la tierra y las raíces.

¿Cómo hacer el lavado de raíces?

En cultivos que están en el interior, lo mejor es coger la maceta y llevarla al plato de ducha o bañera y realizarle un riego con abundante agua hasta que ésta pasa de tener un color marrón a transparente. Respecto a la cantidad de agua que hay que agregarle, hay varias teorías.

Una de ellas, la más popular, es la de que hay que lavar la maceta con el triple de agua del volumen del macetero. Por ejemplo, si la maceta tiene 7l de capacidad, habría que lavar la planta con 21 litros de gua.

Realmente no hay cantidad de agua estándar, lo que aconsejamos es que simplemente observemos que el agua que drena la maceta está limpia.

Muy importante es la temperatura del agua. Ésta debe estar a una temperatura media 20-22º para no perjudicar la salud de planta. Si el agua está muy fría, la planta puede estresarse y si el agua está demasiado caliente puede llegar a pudrir las raíces.

¿Para qué sirve el lavado de raíces?

Aunque el lavado de raíces se puede hacer durante varias fases de cultivo, básicamente tiene una función: eliminar gran parte de las sales (nutrientes) presentes en el abono, para que éste quede prácticamente inerte.

Nunca vamos a deshacernos del 100% de los nutrientes, pero si de la gran mayoría.

Seguro pensarás, ¿qué sentido tiene quitarle a la planta “su alimento”? Pues bien, este proceso va a contribuir a mejorar la cosecha de una forma espectacular.

Cuando los nutrientes son eliminados del sustrato, la planta se va a forzar, en “comer” los nutrientes residuales que todavía está presente en la planta. Es muy parecido al cuerpo humano. Comemos mucha comida, y la que no se usa para generación de energía transforma en grasa.

Pero, si nos ponemos a dieta el cuerpo entiende que falta alimento y comienza a usar la grasa almacenada para usarla como fuente energética. Un lavado de raíces va a forzar a la planta a usar los nutrientes residuales y que no quede ninguno que pueda echar a perder la cosecha

. No obstante, si se realiza en una etapa muy temprana, podemos perjudicar la planta por lo tanto, debemos escoger el momento clave.

¿Cuándo hacer el lavado de raíces?

  • Durante el ciclo de crecimiento o floración (sobre todo si usamos fertilizantes minerales o nos hemos pasado con el abono). Si es sativa es ideal hacer uno a mitad de ciclo de floración.
  • 15 días antes de recoger la cosecha.

Se recomienda hacer dos lavados de raíces. El primero, aunque opcional, puede hacer durante el ciclo de crecimiento de la planta. El segundo es prácticamente obligatorio y debe hacer unos quince días antes de la cosecha para que podamos deshacernos de todos los restos de abono.

Con el lavado de raíces, vamos a obligar a la planta a que “se alimente” de los restos acumulados en sus hojas y comenzarán a verse amarillentas. Esto es lo que debemos de buscar, pues es un indicador de la planta está consumiendo sus reservas de nutrientes y el lavado de raíces está surgiendo efecto.

Evitará que cuando recojamos la cosecha, la planta esté libre de todos los residuos de abonos y fertilizantes usados, que alteran el sabor natural del cannabis.

Puedes hacer tu mismo la comprobación y no hace el lavado de raíces a una de tus plantas. Cuando la vayas a probar, notarás diferencias de sabor entre el cannabis que ha sido lavado y el que no. Una planta abonada en exceso tendrá un sabor mineral que incluso puede llegar a “rascar” la garganta cuando se traga el humo. También puede aparecer chispas durante la combustión.

Realmente no se aconseja para nadar consumir cannabis que no ha sido sometido a una limpieza de raíces. Con una buena limpieza de raíces, el cannabis será mejor al fumar, no tendrá sabor metálico, no molestará el humo al tragar y sobre todo, no contaminaremos nuestro organismo con un montón de químicos en combustión innecesarios.

Ya cultives en tierra o en coco, incluso si tu cultivo es de tipo hidropónico, debes de dejar de abonar los últimos 15 días y agregar solo agua para obtener la máxima calidad de tu hierba.

Muy importante, tener en cuenta que, si nuestra marihuana es de tipo sativa, es vital hacer una limpieza de raíces en la mitad del ciclo de floración, pues estas plantas, requieren más semanas para madurar sus cogollos que las variedades índicas o híbridas.

De esta forma, la tierra no se satura de minerales y aditivos y las plantas llegan más sanas cuando termina su ciclo.

¿Qué hacer después de un lavado de raíces?

Después del lavado de raíces, no debemos de hacer nada, solo dejarla en nuestro de forma normal y dejar de agregarle productos fertilizantes o aditivos. Solo debemos de regarla con un poco de agua si vemos que el sustrato está muy seco, pero no añadirle ningún tipo de fertilizante ni aditivo.

Tampoco deberemos de hacer regulaciones del pH solo añadir agua y esperar que llegue el día de recolectarla. Si el lavado se ha llevado a cabo durante el ciclo de desarrollo de la planta por una sobrefertilización, tras el lavado hay que hacer un riego con un poco de abono (la mitad de la dosis de lo indicado por el fabricante). Y después de unos días, seguir con el cultivo de forma habitual.

¿Es obligatorio hacer lavado de raíces?

Una limpieza de raíces no se considera como un paso obligatorio del cultivo, pero es muy aconsejable.

Hay quien opina que si se utilizan abonos y fertilizantes biológicos no es necesario hacerlo, pero esto no es del todo cierto. Realmente un lavado de raíces es aconsejado SIEMPRE ya usemos fertilizantes biológicos, minerales o mezcla de ambos. Una buena limpieza de raíces va a marcar la diferencia en el sabor y la calidad de la hierba.

Mejores Productos para lavado de raíces

  • Cannabis Agrobeta Root Clean: Producto 100% orgánico a base de ácidos carboxílicos orgánicos que ayuda a eliminar los excesos de sales minerales impregnados en las raíces, así como otros aditivos. Es un producto natural que se puede usar en todos los sistemas y sustratos que podemos encontrar en el mercado.
  • Final Flush de Grotek (con sabores o sin sabor):Producto de excelente calidad a base de ácido cítrico y ácido ascórbico que ayuda a deshacer todas las sales minerales que se hayan solidificado en la tierra o coco. Tienes varias opciones, o bien escoger el producto neutro o con potenciador de sabor para darle un pequeño toque de sabor a la hierba final (piña, uva, frutas del bosque o manzana).
  • Canna Flush: Se trata de uno de los mejores limpiadores de raíces para marihuana. Ayuda a eliminar todos los restos de minerales y aditivos, pero no perjudica las sustancias beneficiosas para las plantas que hay en el sustrato.

Consideraciones a la hora de hacer limpieza de raíces marihuana

  • Tener un calendario donde apuntar el ciclo de nuestra planta y estar pendiente de anotar el día del lavado de raíces (15 días antes de la cosecha).
  • Agua a unos 20-22º está bien, ya que si está fría se estresará, y si está caliente pudre las raíces.
  • Usar productos para lavar las raíces de calidad.
  • Si nuestra planta es Sativa, además del lavado 15 días antes de la cosecha, debe hacerse uno a mitad de floración.
  • Una vez hecho el lavado de raíces al final del cultivo, solo deberemos de regar la planta con agua (nada de aditivos).
Filtrar por:
    Acepto

    Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información Aquí.