THC, ¿qué es?

Introducción

El THC conocido además tetrahidrocannabinol, es la sustancia del cannabis que provoca los efectos psicológicos.

Cuando consumimos marihuana buscamos que esta nos brinde un efecto y sensación magníficos, pero ¿sabemos qué produce tan amado resultado?.

La planta de marihuana puede llegar a producir más de 400 sustancias químicas distintas a lo largo de su estructura.

Sin embargo, solo algunas de ellas, formadas en los extremos y sobre todo en los cogollos que crecen en sus ramas, participan activamente en la creación del esperado resultado.

De estos elementos motivadores del consumo de marihuana podemos destacar por encima de todos los demás al famoso THC.

¿Qué es el THC? ¿qué hace el THC?

Fue descubierto hace poco más de 50 años en el Instituto Weizmann de Ciencias en Israel.

El THC conocido científicamente como delta-9-tetrahidrocannabinol o Δ9-THC, es un cannabinoide que produce la planta de la marihuana en forma de resina que contiene unos altos índices de protección frente a la exposición directa al sol.

Sobre todo contra la radiación ultra violeta y también se especula que sea un mecanismo de autodefensa en contra de animales herbívoros.

El THC es un compuesto cuya solidez varía en función de la temperatura.

Puede alcanzar una consistencia vítrea a bajas temperaturas mientras que en ambientes cálidos se vuelve viscoso, pegajoso y oleoso.

En ese estado tiene una gran resistencia a ser disuelto en agua pero no con lípidos o alcohol.

Su entrada en el organismo origina efectos psicoactivos al intervenir en los receptores cerebrales CB1 y CB 2 siempre y cuando sean la variable delta 9 o delta 8.

No obstante, esta última origina principalmente una potenciación del apetito del individuo y unos efectos psicoactivos menores que su símil por lo que es menos interesante su consumo.

Cabe también mencionar que la marihuana ha sufrido una gran discriminación y muchas trabas en su consumo y estudio. Al ser considerado un tema tabú e inapropiado se le ha creado una atmósfera de rechazo y mitos que ennegrecen su realidad.

Actualmente, esas sombras se están disipando por medio del cambio de percepción que se está teniendo sobre la planta.

Gracias a estudios e investigaciones científicas más amplias, se han determinado que la marihuana es 2 veces menos adictiva que el alcohol y hasta casi 3 veces menos adictiva y dañina que el tabaco.

¿Cómo se crea el THC?

La planta de cannabis contiene grandes cantidades de ácido cannabigerólico (CBG) a partir del cual surgen muchos de los cannabinoides más populares por sus efectos al consumirlos tales como el CBD, el CBC y el todo poderoso THC.

Éste ácido sufrirá distintas transformaciones en función de aspectos como humedad, calor o iluminación que alterarán la cantidad fabricada de cada uno de los elementos mencionados.

En el caso del THC, el ácido cannabigerólico deberá ser influenciado por el calor y la luz, principalmente, para poder transformarse en otro componente ácido llamado tetrahidrocannabílico (THCA).

A partir de este componente, se formará el último antepasado del THC puro: una enzima llamada THC sintasa.

La diferencia entre el THCA y el THC es que la primera tiene una mayor concentración de átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno en composición atómica.

Éstos deberán ser suprimidos para conseguir la refinación de la enzima permitiendo que mute a nuestro ansiado THC puro a través de un proceso denominado descarboxilación provocado principalmente por el paso del tiempo o por la exposición directa a la luz del sol y a temperaturas cálidas.

Efectos del THC

Nuestro cuerpo fabrica de manera natural algunos elementos cannabinoides que participan activamente en el traspaso de información entre neuronas en la sinapsis en el sistema nervioso.

Estos cannabinoides, de entre los que cabe destacar la anandamida, cuentan con el apoyo de unos receptores dedicados a ellos llamados receptores CB1 y CB 2.

En el sistema nervioso se transmiten las informaciones y órdenes necesarias para la correcta funcionalidad del placer, la memoria, el razonamiento, la capacidad para concentrase y coordinar adecuadamente los movimientos del cuerpo, además de controlar la percepción espacio-tiempo del individuo.

El THC y los demás componentes psicoactivos de la marihuana comparten una enorme similitud estructural y atómica con los cannabinoides presentes en el cuerpo humano.

El THC y sus similares, usurpan el espacio de los cannabinoides humanos en los receptores de los tipos mencionados, alterando el normal funcionamiento del sistema nervioso con efectos variados en función del área del cerebro afectada aunque principalmente destacan los siguientes:

  • Corteza cerebral: Esta área se encarga principalmente de las funciones racionales, de percepción y de memoria del individuo por lo que cuando el THC ocupa sus receptores cannabinoides se produce una alteración de la conciencia con efectos como distorsiones de la memoria con ocasionales delirios y alucinaciones.
  • Hipotálamo: Se ocupa de regir el proceso metabólico y por tanto, del apetito. Es por ello que cuando el THC interviene en él, se altera su normal funcionamiento produciendo una sensación de hambre.
  • Tronco cerebral: Entre sus funciones destacan el control de la presión sanguínea, el ritmo cardíaco y el reflejo vomitivo, por lo que el THC produce un alivio de las náuseas, reducción de la presión sanguínea y somnolencia.
  • Hipocampo: Se encarga exclusivamente de almacenaje de recuerdos por lo que el THC produce discapacidad en su rendimiento.
  • Cerebelo: Gobierna las habilidades motoras y al estar bajo el efecto del THC la coordinación se ve degradada.
  • Amígdala: Gobierna las emociones. el tetrahidrocannabinol reduce la ansiedad y ayuda a combatir recuerdos traumáticos y la hostilidad. En casos extremos puede producir pánico o ansiedad.

Además de estos efectos aislados en función de áreas concretas en las que actúe, el THC también activa el sistema de gratificación del cerebro, el mismo que funciona como generador de placer cuando tenemos relaciones sexuales o nos alimentamos.

Este hecho hace que el cerebro libere cantidades sobrenaturales de dopamina que se encarga de hacernos sentir placer y es el objetivo que buscan los consumidores recreacionales de marihuana.

Beneficios para la salud del THC

El Delta-9-Tetrahidrocannabinol (THC) es el cannabinoide psicoactivo es la sustancia que se encuentra en la planta Cannabis responsable de la mayoría de los efectos encontrados psicoactivos.

El THC ayuda a potenciar las funciones sensoriales como la visión, el oído, la sensibilidad a los colores, incrementa la excitación sexual de los hombres y mujeres además modifica la sensación espacio/tiempo.

Además provoca un sentimiento de euforia bastante elevado, un bienestar mental y estimula la mente ayudando a potenciar la curiosidad y la creatividad. El THC además incrementa el apetito ya que interfiere con la leptina, una hormona responsable de la sensación de saciedad.

No obstante, también presenta otros efectos beneficiosos para algunas dolencias y enfermedades (siempre y cuando se haga un uso responsable de esta sustancia y se tome en las dosis recomendadas).

Todos aquellos que estén interesados en terapias con marihuana deben consultar a un profesional de la salud antes de usar marihuana para tratar cualquier enfermedad.

El uso de la marihuana medicinal se remonta a miles de años atrás.

El uso de la marihuana medicinal se remonta a miles de años atrás y ha sido usado por muchas y diferentes culturas. En la actualidad, su utilidad está siendo estudiada y hay quien se posiciona en su favor y quien está totalmente en contra.

El cannabis medicinal se pude usar para aumentar el apetito, para reducir las náuseas y los vómitos que produce la quimioterapia, así como para tratar el dolor y la atrofia muscular que pueden producir ciertas enfermedades. Aún no existe información suficiente para asegurar la eficacia de su uso. Además está la preocupación con respecto al bienestar de aquellos que lo consuma, pues se podrían producir problemas cognitivos o de memoria y  se corre el riesgo de crear dependencia.

Muchas personas enfermas buscan en las variedades de marihuana ricas en cannabidiol una solución a sus enfermedades, pero no debemos olvidar que el THC, que es la sustancia que se asocia a los efectos psicoactivos, también tiene un gran poder para aliviar los síntomas de muchas enfermedades.

En este blog hablaremos de diversas aplicaciones en las que el THC del cannabis medicinal puede tener beneficios.

El mundo del THC es un mundo complejo que tiene mucho que ofrecer en el ámbito terapéutico.

THC y el Insomnio – Trastornos del sueño

Desde los años 70 hay investigaciones que se centran en el estudio del THC y su aplicación en los problemas del sueño. En 1973 se publicó un estudio que demostró que pequeñas dosis orales de THC pueden ayudar a dormir, tanto a personas que sufren de insomnio como a personas sanas. También un estudio de 1973 en Illinois, chicago, concluyó que el THC puede mejorar la apnea del sueño, disminuyendo las interrupciones que se producen en el sueño de estos pacientes mientras duermen.

THC y Asma

También en  los años 70 se demostró que el humo del cannabis, quizá parezca una ironía, puede ejercer un efecto broncodilatador que beneficia a los pulmones de aquellos que sufren asma, siempre y cuando el humo no proceda de un cigarrillo. Este estudio fue publicado en el New England Journal of Medicine, pero los intentos por fabricar un inhalador que ofreciera los beneficios suficientes no han dado los resultados deseados. Quizá en este siglo, se pueda encontrar la solución en los nuevos vaporizadores, portátiles y discretos.

THC y Tratamiento del dolor

Se ha demonstrado que el THC actúa como analgésico y como antiinflamatorio, de hecho es hasta 20 veces más efectivo que una aspirina y dos veces más que la hidrocortisona.

Diversos estudios han demostrado que el THC altera el sistema nervioso central por lo que bloquea las señales que este produce ante el dolor y que se transmiten al cerebro. Por ello el cannabis medicinal tendría muy buenos resultados en el tratamiento de la osteoartritis y la artritis reumatoide.

También puede ser muy eficaz para los dolores de cabeza, incluyendo las migrañas. Igualmente sería eficaz ante el dolor crónico, que se define como el dolor que dura más de 12 semanas y que abarca una amplitud de áreas, tanto físicas como patológicas, incluyendo la neuro biológicas y las psicológicas.

Otra aplicación eficaz, sería contra los dolores que se producen a causa de la degeneración de los discos intervertebrales. Un estudio realizado en ratas, en 2014, concluyó que las ratas tratadas con cannabidiol mejoraron sensiblemente sus condiciones.

THC y Náuseas y vómitos

Los enfermos de cáncer tratados con quimioterapia suelen sufrir náuseas y vómitos que se pueden tratar con el cannabis. Ya en los años 80, en Estados Unidos, se aprobó  un medicamento con THC sintético que sirve para tratar los síntomas producidos por la quimioterapia, el Marinol. A partir de ahí, se desarrollaron otras píldoras a base de THC que se recetan a pacientes sometidos a quimioterapia, incluyendo una pastilla llamada Cesamet.

El THC disminuye las náusea y los vómitos, como las que provocan los tratamientos del cáncer o del sida.

THC y Estimulación del apetito

Displeased young woman eating green leaf lettuce. Shallow depth of field, focus on foreground

El THC es un cannabinoide que estimula las ganas de comer, tanto en personas que padezcan cualquier tipo de trastorno alimentario, como en personas sanas que simplemente no tengan apetito. Por ello, muchos enfermos de cáncer o de anorexia podrían aumentar su apetencia con su consumo. En el caso de la anorexia, sus beneficios pueden conllevar incluso un aumento de peso.

THC y Esclerosis múltiple

La Revisa Española de Esclerosis Múltiple ha publicado un estudio basado en la interacción del THC con los receptores CB1 y CB2 de los Cannabinoides para el tratamiento de la esclerosis múltiple. Al unirse, el THC evita que las conexiones neuronales se rompan. Esta rotura de las conexiones es la causante del agravamiento de la esclerosis múltiple en fase avanzada y la causante de la muerte de las neuronas.

Con el uso del cannabis se puede ralentizar la enfermedad. A estas conclusiones se ha llegado mediante la experimentación con animales que sufrían de isquemia y trauma cerebral y que mejoran tras tomar THC.

Además el cannabis, también ayuda a pacientes con esclerosis múltiple a calmar los dolores que sufren. Tanto es así, que hay quien recomienda su uso en la fase inicial de la enfermedad, para combatir lo que los analgésicos quizá no hagan en una etapa posterior.

El Sativex, es uno de los medicamentos cannábicos más conocidos. Su principio actico es el tetrahidrocannabinol, THC, aunque también incluye CBD, y se recomienda para la espasticidad muscular, que provoca dificultad para moverse y para dormir.

THC y Síndrome de estrés postraumático

En el caso del Síndrome de estrés postraumático el efecto psicoactivo que provoca el THC es beneficioso, pues ayuda a suavizar los recuerdos dolorosos, uno de los principales síntomas de pacientes con este tipo de síndrome. A esta conclusión llegaron en 2013 investigadores del centro médico Longane de la Universidad de Nueva York.

También en 2014, investigadores israelíes concluyeron que el THC puede ayudar para tratar otros sistemas del síndrome de estrés postraumático, como las pesadillas nocturnas, el nerviosismos y como no los recuerdos dolorosos que regresan a la mente una vez tras otra.

THC y Síndrome de Tourette

Este síndrome presenta síntomas como tics, problemas de habla, espasmos etc… Se trata de una enfermedad neurológica que aunque es crónica no es degenerativa. Un estudio de investigadores alemanes y publicado en 2003 por la revista ‘Pharmacopsychiatry’ trató a 12 pacientes adultos con Delta (9)-THC. Con su administración se demostró la mejora en los tics, tanto vocales como motores, y en el comportamiento obsesivo compulsivo. No se produjeron reacciones adversas. Ya en 1989, la revista ‘Life Sciences’ publicó que el CBD, el THC y la nicotina podrían servir de apoyo a los medicamentos antipsicóticos que se toman para enfermedades como el síndrome de Tourette.

Aunque el síndrome de Tourette no tiene cura, el uso  de THC puede ayudar a reducir sus síntomas y a mejorar la calidad de vida de las personas que lo sufren. Aun así, las pruebas para demostrar su eficacia son todavía limitadas, tan solo se ha hecho un estudio con 12 personas, incluso la Academia Nacional de la Ciencia dijo hace unos meses que los estudios existentes aún son pocos. Por tanto, hay que seguir investigando.

THC y Alzhéimer

La ‘Revista de la Enfermedad de Alzhéimer’ de Estados Unidos publicó en 2014 una serie de investigaciones en las que se concluía  que el THC puede  reducir los niveles de una proteína que hace avanzar la enfermedad.  Sin embargo, esto solo se ha estudiado con ratones y ratas. El año pasado, un estudio del Instituto Salk de Estudios Biológicos, en California, dijo que el THC ayuda a eliminar placas tóxicas del cerebro y a bloquea la inflamación que mata sus neuronas. Pero aun así, de nuevo, es necesario realizar más estudios con humanos.

El siguiente estudio además, sugiere que el THC podría ser una opción de tratamiento terapéutico potencial para el Alzhemier

THC y Protección cardiaca

Ya por último, un estudio que se publicó en 2013 en ‘Biochem Pharmacol’, concluye que una dosis muy baja de THC ayuda a proteger el corazón. Los  Cannabinoides activan los receptores CB1 y CB2 que se encuentran presentes en él y reducen  los daños isquémicos miocárdicos, es decir, aquellos daños que se producen cuando no llegan las suficiente sangre y oxígeno al músculo cardiaco.

THC y Estrés, Ansiedad, Depresión y Problemas de sueño

El cannabis ha demostrado tener la capacidad de reducir los episodios maníacos y equilibrar los bajones de depresión.

Además ayuda a mitigar los síntomas de ansiedad y el estrés gracias a que provoca un efecto eufórico y a la vez relajante.

Recientemente se han publicado estudios que confirman que dosis orales de THC pueden ayudar a mitigar una variedad de síntomas relacionados con el trastorno de estrés postraumático, como escenas retrospectivas, agitación y pesadillas.
Dosis orales de THC ayudan a que individuos saludables e insomnes se duermieran más rápido.

THC como Antitumoral

El THC tiene propiedades antitumorales y antimetastásicas sobre algunos tipos de cáncer (Leucemia, Glioblastoma, Carcinoma hepatocelular, Colangiocarcinoma, cáncer de mama HER2-positivo…)

THC y Espasmos Musculares

También es importante destacar que el cannabis ayuda a disminuir los temblores y espasmos musculares en las personas con ciertas condiciones médicas. Los síntomas de Parkinson y la esclerosis múltiple, por ejemplo, se pueden disminuir en gran medida con el tratamiento cannabis.

THC y Asma

Existen diversos estudios que demuestran que el THC puede mejorar, de manera considerable, la broncoconstricción tanto durante un ataque de asma como en circunstancias normales (es bien sabido que los enfermos de asma grave presentan un flujo de aire más reducido en comparación con las personas no asmáticas, incluso cuando no se está produciendo un ataque).

THC y Glaucoma

Otra de las propiedades terapéuticas del THC es su potencial para reducir la presión ocular en pacientes con glaucoma.

THC y Apnea del sueño

THC también puede mejorar la respiración mientras se duerme y disminuir las interrupciones del sueño en las personas que sufren de un trastorno común conocido como apnea del sueño. Los investigadores están trabajando para desarrollar un medicamento a base de THC para el tratamiento de esta condición.

Con todo esto,  podemos concluir que aunque en fase de experimentación, o con una larga trayectoria de eficacia, lo que está claro es que el mundo del THC es un mundo complejo que tiene mucho que ofrecer en el ámbito terapéutico. Los científicos ya lo saben desde hace varias décadas y siguen estudiando y analizando para demostrar todo su potencial.

Ahora tan solo tenemos que librarnos de los miedos a sus efectos psicoactivos y quererlo tanto como al CBD, porque la combinación de ambos Cannabinoides, junto con el resto de componentes de esta planta, nos puede llegar a ofrecer una serie de beneficios que no debemos desaprov

Cuanto dura el THC (la marihuana en el cuerpo)

Duración del THC en el cuerpo

Si bien el THC es el principal elemento por el que se consume la marihuana, las pruebas antidroga no persiguen a este elemento, sino que buscan detectar un elemento llamado THC-COOH.

Éste metabolito se genera en el hígado cuando el THC llega al mismo y este empieza a descomponerlo de manera que el THC puro realmente desaparece relativamente rápido mientras que el THC-COOH permanece en el cuerpo muchísimo más tiempo.

Aunque cada unidad de control establece unos niveles de corte para determinar si el individuo se encuentra acorde a los requisitos de conciencia de la ocupación a desempeñar, el nivel más utilizado es el de 50 ng / ml (nanogramo por mililitro).

Pero hay que aclarar que estos niveles de cortes dependerán de la actividad que deba realizar el testado, ya que para actividades que necesiten gran precisión y una estado mental claro, se pondrán parámetros mucho más estrictos llegando incluso a niveles de corte inferiores al 20 ng / ml.

Tomando esto en cuenta, debemos decir que la duración del THC en el organismo no es algo constante y fácilmente calculable, ya que hay una multitud de factores que intervienen directa e indirectamente sobre el mismo. Entre estos factores podemos considerar:

  • La propia planta: si bien el THC es el elemento con una mayor presencia en la marihuana, su concentración dependerá del tipo de planta que sea. Además, los procedimientos realizados por el cultivador también influirán en la concentración y calidad del mismo, ya sea por el cuidado y alimentación de la planta, además del momento de la cosecha, que como ya te hemos explicado en otras publicaciones, es uno de los momentos más influyentes en la determinación de la cantidad y calidad del THC, puesto que una cosecha muy prematura puede llevar a conseguir un THC poco oxigenado e inmaduro, mientras que si la cosecha se lleva a cabo demasiado tarde se conseguirá un THC oxidado y por tanto “pasado”, lo cual significa que no se conseguirán ni los efectos, ni el sabor buscado.
  • La cantidad consumida de marihuana.
  • La forma de consumo: está comprobado que la forma en la que la marihuana sea consumida afectará directamente a la absorción de esta sustancia, siendo la vía aérea la mejor manera de obtenerlo, es decir, fumándolo. Técnicas de consumos como infusiones, o comiéndola provocan unos ratios de pérdida del THC muy elevados por lo que no se consiguen buenas concentraciones del mismo en el organismo.
  • La frecuencia de consumo: esta es la variable más importante de todas puesto que está comprobado empíricamente que el tiempo de presencia del THC en el organismo en directamente proporcional a la frecuencia de consumo, es decir, a cuanto menos lo consumamos, menos tiempo permanecerá en el organismo, y viceversa.

En cuanto a la frecuencia de consumo, podemos clasificar a los usuarios de la marihuana en 3 grupos principales:

  1. Primerizos o consumidores ocasionales: hablamos de aquellos individuos que consumen por primera vez o que lo hacen en menos de una ocasión al mes. En estas personas el THC-COOH permanecerá latente en el cuerpo entre 1 y 4 días después del consumo y su concentración siempre estará por debajo del umbral de 50 ng / ml.
  2. Usuarios habituales: son aquellos consumidores que usan la marihuana al menos 3 veces por semana y por este consumo habitual, esta sustancia estará presente en el organismo hasta unos 10 días después del consumo aunque dependerá del metabolismo del individuo, ya que se han llegado a encontrar casos de presencias superiores al mes tras el consumo en consumidores habituales. Las pruebas siempre encuentran concentraciones entorno al umbral de 50 ng / ml en estos usuarios.
  3. Usuarios extremos: hablamos de aquellas personas que claramente tienen una adicción que les lleva a consumir marihuana de manera indiscriminada y repetidas veces en un día. Estas personas pueden tardar hasta casi 3 meses en eliminar el THC-COOH de su organismo el cual superará el umbral medio de 50 ng / ml.

Pruebas de detección del THC (pruebas de sangre, saliva, pelo u orina)

Como hemos dicho anteriormente, las empresas o la propia seguridad vial y de carretera utilizan pruebas para la detección del THC en el organismo de trabajadores y conductores para determinar si pueden llevar a cabo determinadas actividades.

Estas pruebas son muy variadas y cada una alcanza una determinada efectividad en función del elemento analizado.

Cuanto dura el THC en la sangre

Es difícil determinar cuanto dura el THC en sangre porque dependerá de la cantidad que se haya tomado además de la frecuencia.

El análisis de sangre es el más efectivo a corto plazo. Es por ello que cuando ocurre un accidente de tráfico, por ejemplo, al causante se le practica este test para detectar con precisión la posible presencia de drogas que alteren su comportamiento y raciocinio.

Con esta prueba se puede determinar con asombrosa exactitud la presencia de THC activo en sangre y no hay manera de engañarlo.

El principal problema de esta prueba es que el THC se va a absorbiendo paulatinamente en los tejidos del cuerpo por lo que su concentración en sangre disminuye relativamente rápido tras pasar algunas horas.

Al fumar, la absorción es extremadamente rápida, al transcurrir aproximadamente 9 minutos es cuando se obtienen los máximos niveles de THC.

Cuando pasan los 15 minutos, esta sustancia en sangre se reduce de forma considerable, llegando a alcanzar niveles muy bajos pasadas las dos horas, ya que esa sustancia se expande a los tejidos y se produce la metabolización en el hígado.

Si se consume una cantidad pequeña, el transcurso de 3 a 12 horas puede ser suficiente para que no sea detectable. No obstante, cuando se tratan de dosis más altas se necesita incluso un día o entre 7 y 27 horas.

Estos datos están pensados para consumidores poco habituales. En los fumadores habituales, el THC puede estar presente hasta 1 mes después de haber consumido.

Con todo esto,  podemos concluir que aunque en fase de experimentación, o con una larga trayectoria de eficacia, lo que está claro es que el mundo del THC es un mundo complejo que tiene mucho que ofrecer en el ámbito terapéutico. Los científicos ya lo saben desde hace varias décadas y siguen estudiando y analizando para demostrar todo su potencial.

Ahora tan solo tenemos que librarnos de los miedos a sus efectos psicoactivos y quererlo tanto como al CBD, porque la combinación de ambos Cannabinoides, junto con el resto de componentes de esta planta, nos puede llegar a ofrecer una serie de beneficios que no debemos desaprov

Cuanto dura el THC en la saliva

La saliva es el fluido más fácil de analizar ya que no requiere intimidad ni medios demasiado técnicos para su análisis.

Esta prueba es la más utilizada en empresas ya que determina con exactitud si el trabajador se ha drogado en las horas previas a su jornada laboral. Pierde efectividad a partir de las 24 horas tras el consumo, aunque, como siempre, dependerá de los factores mencionados anteriormente.

Cuanto dura el THC en la orina

Las pruebas de orina son los métodos con un mayor periodo de detección, el cual se puede extender durante días tras el consumo.

Son las pruebas más frecuentes aunque poco a poco están siendo sustituidas por las pruebas de saliva que son mucho más cómodas de realizar.

Si se consume por primera vez, los efectos pueden prolongarse entre 1 y 6 días después del consumo.

Una persona fumadora poco asidua, con un promedio de 1 o 2 veces al mes puede dar resultados positivos en un lapso de 7 a 13 días.

No obstante un fumador frecuente puede llegar a tardar incluso dos semanas en deshechar totalmente esta sustancia.

Incluso se estima que los fumadores frecuentes pueden tardar en eliminar completamente esta sustancia de la orina entre 45 y 90 días.

Cuanto dura el THC en el pelo

Por último, tenemos la prueba del pelo.

Esta es la más clara de todas ya que esta sustancia queda perpetuamente fijado en las capas que se hayan formado tras el consumo, lo cual le permite al laboratorio determinar con exactitud el tiempo transcurrido desde el consumo.

Sin embargo, la principal desventaja que presenta este método es que el THC también se adhiere con facilidad al cabello sin pasar por el interior del organismo, es decir, que si nos encontramos en un ambiente en el que se esté fumando, nuestro pelo puede absorber el THC en el aire y dar positivo luego en la prueba.

16 comentarios sobre “THC, ¿qué es?”

  1. buenas que tal, yo fumo diariamente y en grandes cantidades por dia, ahora me dio positivo en el examen periódico que realiza mi empresa y hasta ahora nome dijeron nada, tengo dos operaciones de hernias de discos y asma. será que legalmente puedo alear que es uso medicinal, nose de donde me dio positivo (de la sangre o la orina) pero en ambos casos va a dar, el tema es que yo fumo fuera del horario de trabajo y me siento muy bien durante el jornal e incluso me va muy bien, digamos que soy un referente en la mecánica pesada. aguardo comentarios. muy bueno el informe y muy conciso. gracias

    1. Muy buenas para lo que tienes según me comentas te viene genial fumar para aliviar dolores. Si no deseas que te salga positivo en las pruebas puedes probar con los enmascaradores que tenemos en la web o en nuestras tiendas físicas que van estupendamente.
      Un saludo!!

  2. Hola que tal, yo me la pase un año y tres meses fumando diario y a todas horas. Todo el mes de abril no consumí nada y lo retome en mayo pero solo fume dos o tres veces en mayo y junio.
    Mi pregunta es fume hace 15 días y tengo prueba de orina y sangre en una semana, hay probabilidad de que salga positivo ya que hace un semana empecé a hacer ejercicio y tomar mucha agua.

    1. Hola buenos días! El control de orina dura unos 14 días y en sangre puede quedar resto hasta 30 días. Si se trata de un análisis rutinario haciendo ejercicio como le dice no creo que le aparezca nada, pero si se trata de un análisis más específico puede que quede algún resto.
      Espero haberle ayudado, saludos!!

  3. Hola, he fumado durante 3 años un promedio de 5 porros por semana. Luego a partir de marzo he fumado 2 a 3 cada dos o tres semanas. Hace 24 días que fume un par de bocanadas y en estos dias tengo el test toxicologico para mi trabajo. Mido 1.90 y peso 135 kg, no estoy haciendo nada de deportes y tomo mucha agua (siempre lo he hecho). Tengo alguna posibilidad de zafar?

  4. Padezco parkinson hace 30 años, hace 5 inicié con 3 goticas de estracto de mariguana, o sea THC.
    me permitió caminar sin caerme, relajamiento, sueño mas duradero, dupliqué el tiempo on en la
    levodopa-carvidopa-entacapona, que acción tan milagrosa con dosis terapeuticas bajas, 4 gotas sublinguales c/4 horas. Estoy jodido es por que la compro en el mercado prohibido, bien cara, si la legalizan tiene que bajar , es mi esperaza,

    1. Hola me alegro que te ayude para relajarte y para tus dolores. Puedes echar un vistazo en nuestra web (Matillaplant.com) y ver la variedad de cosas de parafarmacia que tenemos aver si te sirve de ayuda también. Un saludo y mejorese!

  5. Hola buenas tardes. Tengo un problema con un familiar, no fuma de hace muchos meses se trato de limpiar por varias semanas se le hizo una prueba y salio negativo, se le repitio varias semanas despues y dio positivo. Lleva encerrada varios meses y sigue dando positivo. Que podrá ser?

  6. Hola buenas tardes yo fume durante 4 o 5 meses fumaba solo una vez por día, llevo dos semanas sin fumar y me preguntaba en cuanto tiempo desaparecerá la sustancia de mí sangre ya q me realizaran exámenes en la empresa la próxima semana

  7. hola, tengo una hija, con fuertes dolores vertebrales, ella es bailarina y no puede actuar, le iría bien el thc?
    si es así, como tendría que usarlo?
    ebe

    1. Hola, para su hija podría optar por cremas, aceites o incluso e-liquid de CBD para ayudarle y mejorar esos dolores. Puedes echar un vistazo en nuestra página web Matillaplant.com en el apartado de parafernalia parafarmacia y cosmética.
      Saludos y que se mejore pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *