Tu carrito
No hay más artículos en tu carrito

Envíos anónimos y gratis a partir de 30€ | Entrega en 24-48h

Tu carrito
No hay más artículos en tu carrito

Cuándo cosechar plantas autoflorecientes

Una de las preguntas más frecuentes que suelen hacerse los cultivadores de cannabis es la de cuando cómo deben cultivar las variedades autoflorecientes y cuándo está la planta en el momento adecuado para su cosecha? Pues bien, con respecto a esto hay varios puntos a tener en cuenta a la hora de cosechar las variedades autoflorecientes. Te los mostramos.

J. Matilla
Actualizado: 04/05/2023 6291
Cuándo cosechar plantas autoflorecientes
Compartir:

Consejos generales para cosechar autoflorecientes

Normalmente los cultivadores suelen conocer los tiempos de cosecha de sus variedades. La mayoría de autoflorecientes se cosechan trascurridas 10 u 11 semanas. Sin embargo, muchas autoflorecientes de calidad se pueden cosechar tranquilamente al cabo de 75 días después de la germinación cuando se cultiva en interior y una semana más podrán proporcionar un aumento de la cosecha final.

¿Cómo saber si mi autofloreciente está lista para la cosecha?

Fíjate en el color de los tricomas

Los cultivadores de marihuana suelen observar la aparición de glándulas de resina de los tricomas con una lupa.

Normalmente las variedades autoflorecientes de recolección tardía con tricomas de color ámbar y rojo producen un efecto sedante, somnoliento y pesado, además las autoflorecientes que se recolectan tarde suelen el beneficio añadido de dar más producción.

Sin embargo una cosecha prematura con tricomas de color claro produce un efecto más claro y una percepción más energética y eufórica.

La cosecha en mitad de estas dos alternativas suele ser la opción más elegida por los cultivadores. Con las autoflorecientes esto sucede en unos 75 días, variando un poco dependiendo de la variedad y el fenotipo y en este punto los tricomas son más lechosos.

Dependiendo del color de los pistilos

Las mejores variedades autoflorecientes de hoy en día nos ofrecen fenotipos de muy buenos rendimientos, pero necesitan de una semana o dos más para su cosecha. Este tipo de plantas suelen producir muchos cogollos.

Lo que hace que estas variedades autoflorecientes no se vean normalmente es que necesitan más tiempo del normal antes de que desarrollen sus pistilos característicos, esos de color naranja de los cogollos.

Estas autoflorecientes requieren de 13 a 14 semanas desde la siembra hasta la cosecha. No hay que meter prisa a las plantas, sino esperar hasta que la floración esté totalmente terminada y madura. Y si todavía tienes la paciencia de esperar algo más, obtendrás el premio de conseguir más cogollos.

Con 20 horas de luz una buena variedad autofloreciente incrementa la cosecha en varios gramos cada día hasta el final de su ciclo. Si no estás seguro de que el tiempo de la cosecha ha llegado, espera unas cuantos día más.

Dependiendo de la edad

Algunos cultivadores, especialmente los que se dedican al comercio, tienen un límite de tiempo fijo para la cosecha de interior. Se trata de un sistema de rotación para realizar las máximas cosechas en un año. Normalmente este tipo de cultivadores dan a las autoflorecientes un periodo de 73 días para la cosecha, de este modo pueden producir 5 cosechas en un año.

Dependiendo del color de las hojas

Tradicionalmente se ha dicho que las plantas autoflorecientes se deben cosechar cuando las hojas se ponen amarillas, puesto que se supone que la planta está comenzando a morirse.

Sin embargo hoy en día esta teoría está empezando a perder fuerza ya que las deficiencias nutricionales también pueden hacer que las hojas empiecen a amarillear y pierdan su color verde.

Cosecha de autoflorecientes en invernaderos

Una autofloreciente de interior de 75 días va a necesitar un par de semanas más en un invernadero, pues las noches frescas y las pocas horas de luz, harán la floración más lenta.

Sin embargo, en el invernadero nos encontramos con la ventaja de que tendremos a las planas protegidas contra las inclemencias meteorológicas y se verán menos afectadas por el ataque de insectos.

Cosecha de autoflorecientes en exterior

Si una variedad autofloreciente en interior requiere 75 días, en exterior necesitará de 10 a 14 días más. Esto se debe a que las noches son más frías y a la escasa luz que reciben comparado con el interior. Hay que proveer a las plantas autofloreciente de exterior de las mismas protecciones que requieren las variedades foto periódicas de exterior.

Además las autoflorecientes de exterior hay que regarlas abundantemente y nutrirlas para mejorar las cantidades de la cosecha, sobre todo si el cultivo se realiza en suelos pobres.

Los cultivadores de autoflorecientes en exterior pueden cosechar dos o tres cultivos consecutivos: una a final de primavera, otra a final de verano y otra a final de otoño, lo que significa que se puede disfrutar del cultivo de marihuana durante casi todo el año.

Si una variedad autofloreciente en interior requiere 75 días, en exterior necesitará de 10 a 14 días más.

¿Cómo cultivar semillas autoflorecientes en exterior?

germinar-semillas-marihuana

Germina las semillas

El primer paso, como no puede ser de otra forma, será germinar tus semillas autoflorecientes. Una de las formas más comunes para germinar las semillas es usando papel absorbente o colocándolas en un vaso con agua. También es recomendable colocarlas directamente en la maceta final. Lo mejor es no trasplantarlas, ya que puede afectar a su crecimiento o reducir la cosecha.

Más información: Cómo germinar semillas de cannabis

Prepara el lugar donde vas a cultivar

Si optas por cultivar semillas autoflorecientes en un recipiente, es necesario que te asegures de que sea lo suficientemente grande. Aunque esta planta no tiene problema para crecer en una maceta pequeña como otras plantas fotoperiódicas, lo ideal es no restringir su crecimiento.  Un recipiente de 7- 15 litros bastará. Y recuerda que este debe ser su recipiente final.

Por otra parte, si decides sembrar las semillas directamente en el suelo, ten cuenta que la tierra puede que no sea la adecuada. Probablemente carezca de nutrientes, o que no drene lo suficiente microorganismos dañinos para tus plantas. El secreto de los cultivadores de exterior es cavar hoyos para sus cultivos, además de rellenarlos con una tierra adecuada y con todos los nutrientes antes de plantar las semillas.

Riego del cultivo y fertilizante

Al ser una planta pequeña no necesita tanta agua, pero de igual forma debes asegurarte de que no le falte. Una vez más, el clima será importante, ya que de él depende la cantidad y la frecuencia de riego de tu cultivo. Es importante que evites regar en exceso.

Los fertilizantes también juegan un papel importante, pero debes tener mucho cuidado con las cantidades. Una sobrefertilización puede dañar tus cultivos. Comienza con una dosis de ½ o ¾. Si vas a pasar un tiempo de vacaciones alejado del cultivo, lo mejor es que uses fertilizantes de liberación lenta. De esa forma te aseguras de que tus plantas están recibiendo lo que necesitan, solo debes asegurarte de que no les falte agua.

Más información: Trucos para regar plantas de cannabis de forma correcta.

Época del año ideal para cultivar variedades autoflorecientes

marihuana-primavera

Las semillas autoflorecientes no dependen de los ciclos de luz diurna. Esto quiere decir que puedes sembrarlas en cualquier momento. Si vives en un lugar donde no hay temperaturas muy bajas podrás sembrar en cualquier época del año.

En general, las plantas crecen más saludables cuando reciben 10-12 horas de luz solar. Por esta razón, es mejor plantar semillas en primavera, preferiblemente entre finales de abril y principios de mayo. Durante este periodo del año los días son más largos y benefician su crecimiento.

Plantándolas en el mes de mayo podrás cosecharlas a finales de julio y volver a plantar a principios de agosto. Si vives en una zona cálida podrías obtener hasta 4 cosechas en un año. Si en cambio vives en un lugar frío y lluvioso, te recomendamos plantar justo a finales de primavera. 

Si siembras demasiado tarde, tus cultivos pueden florecer en temporada de lluvia. Así que, la mejor época para plantar tus cultivos dependerá del clima en tu zona.

Es muy importante que tus autoflorecientes reciban suficiente luz solar y evitar plantarlas en épocas frías y lluviosas.

Ventajas del cultivar variedades autoflorecientes

Rápido crecimiento vegetativo

Con las variedades autoflorecientes modernas es casi imposible poner el limite entre la fase de plántula y del crecimiento vegetativo. Es más, en tan solo 30 días van a entrar de forma repentina en la fase de floración.

En estas variedades se produce un crecimiento sano y vigoroso durante sus primeros días, lo que se convierte en un elemento fundamental para garantizar el cultivo.

En el transcurso de una semana una planta autofloreciente puede experimentar grandes cambios, en donde no habrá mucho tiempo para trasplantes, por lo que es recomendable sembrar directamente en las macetas definitivas.

Las macetas de plástico de 10l-20l, con un buen drenaje son ideales para este tipo de plantas. Las Air-Pot son todavía mejores.

Será necesario que hagas ajustes casi diarios en las lamparas de cultivo, de este modo evitarás que se queme la punta de las planta.

Los requisitos ambientales óptimos para las plantas autoflorecientes jóvenes están en una temperatura de entre 20 -25°C y una humedad relativa entre el 50 y el 70%.

En cuanto a las necesidades nutricionales las autoflorecientes necesitan menos alimentación que las fotodependientes, de forma que se pueden cultivar con éxito con nutrientes ecológicos.

Por norma general, las plantas autoflorecientes escogerían un medio de cultivo con buena aireación, con una fertilización media. La mezcla de tierra ligera y el sustrato de coco son una elección perfecta.

Las luces LED, MH, o luz fría CFL para la fase vegetativa son las luces más usadas por los cultivadores. Sin embargo, las lámparas HPS de doble espectro también funcionan muy bien y son más practicas de usar.

Acelerada Floración

En cuanto aparezcan los primeros pistilos en la flores, se puede dar por hecho que en 45-60 días las plantas van estar listas para su cosecha.

Habrá que sustituir los fertilizantes del periodo vegetativo, por los fertilizantes propios para la floración, con dosis de suplementos y potenciadores para esta fase.

Se recomienda una fertilización modesta y ligera. No habrá que cambiar el programa de luces que se va a mantener hasta el final. Debes asegurar que la temperatura no pasa de los 28 grados y que la humedad relativa queda en un rango de 40-60 %.

En esta fase las plantas de van a estirar a distintos niveles, por lo que hay que estar atento para que las luces queden a suficiente distancia de las partes altas de las plantas y no correr el riesgo de quemarlas.

No todas las autos se desarrollan con igual estructura, te puedes encontrar con la Royal Gorilla Autofloreciente que va a necesitar mucho espacio tanto vertical como horizontalmente, con producciones de largos y brillantes cogollos o te puede encontrar con la Royal Critical Autofloreciente, que es una planta que crece más pequeña, con un espacio entre sus nudos corto y una proporción hoja/flor excelente.

Durante la última o últimas dos semanas de floración se debe hacer un buen lavado de raíces, con agua pura o con una solución de lavado ligera. Cuando casi todos los pistilos tengan el color naranja o rojo, es el momento de hacer este lavado.

Problemas frecuentes en los cultivos de autoflorecientes

plagas-marihuana-autoflorecientes

Plagas

Anteriormente dijimos que esta planta es menos vulnerable ante las plagas de la marihuana, sin embargo, lo mejor es que no te confíes y las revises constantemente, en caso de notar que está infectada de mosca blanca o pulgones puedes utilizar jabón insecticida o aceite de Neem. No es necesario recurrir a pesticidas sintéticos.

Animales

Al ser un cultivo al aire libre corre el riesgo de atraer la atención de animales, como gatos, ciervos o aves. Es recomendable proteger el cultivo con jaulas de alambre o cañas de bambú en caso de que hayas cultivado en una zona frecuentada por este tipo de animales.

El moho

Nos encontramos con una amenaza sería si decidimos cosechar tardíamente. Esta  amenaza es el moho, sobre todo para variedades de rendimientos pesados.

Si bien es verdad que el moho suele ser un problema que se da más cuando se cultiva en exterior, sobre todo en la última cosecha del año que empieza el frío y la humedad, pero también las autoflorecientes de interior se pueden encontrar con este problema.

Por ello debemos tener cuidado y mantener baja la humedad en la zona de cultivo, sobre todo si se cultivan variedades de cogollos extra grandes.

Personas

Aunque las variedades autoflorecientes son dificiles de descubrir debido a su tamaño, aún corres el riesgo de que alguien descubra tus plantas y no le importe meterse en problemas para robarlas.

Para que esto no suceda, debes cultivar en una zona poco transitada y alejada de caminos. También puedes camuflarlas con otros cultivos como flores, hierbas o verduras lo que a su vez ayudará a mantener las plagas alejadas.

Ciclo de luz óptimo para autoflorecientes

Las variedades autoflorecientes pueden sobrevivir bien con solo 5 horas de luz al día, pero para alcanzar su máxima potencia y máximo rendimiento, van a necesitar más de 18 horas de luz diarias.

El ciclo ideal para el cultivo de autoflorecientes interior es de 20-4 constante, durante todas la etapas de la planta. Aunque los ciclos de 18-6, 20-2 y 24h sin parar también van bien, el ciclo perfecto es el 20-4, con este ciclo se obtienen los mejores resultados.

Poda y entrenamiento de las autoflorecientes

Las nuevas autoflorecientes responden muy bien al entrenamiento de bajo estrés(LST) y siempre y cuando se haga una pronta poda, la poda apical y el FIM pueden aumentar de forma considerable las colas y por tanto la cosecha.

El sistema ScrOG se puede combinar con cualquier técnica para aumentar la producción, aunque el el cultivo de alto volumen , el método SOG, sea el estilo más utilizado.

Esperamos que estos consejos puedan servirte de ayuda para conseguir cultivar semillas autoflorecientes y obtener una buena cosecha. ¡Hasta otra, cultivadores!