Tu carrito
No hay más artículos en tu carrito

Envíos anónimos y gratis a partir de 30€ | Entrega en 24-48h

Tu carrito
No hay más artículos en tu carrito

¿Qué son las semillas feminizadas?

En esta ocasión desde Matillaplant vamos a explicaros que son y como se producen las semillas de cannabis femeninas disponibles en nuestro catálogo, y no es de extrañar que la variedad más popular sean las feminizadas. Prácticamente, todos los cultivadores de Europa y E.E.U.U. las utilizan para cultivar marihuana, y por muy buenas razones.

J. Matilla
Actualizado: 17/07/2023 281
¿Qué son las semillas feminizadas?
Compartir:

Para empezar, las semillas feminizadas solo producen plantas hembra (al menos el 99% de las veces). Esto es importante porque solo las hembras desarrollan buenos cogollos, mientras que las plantas macho no son demasiado útiles. Dicho de otra manera, con las semillas de marihuana feminizadas podrás cultivar hierba sin tener que preocuparte de que crezcan plantas macho. Pero no siempre ha sido así de fácil. De hecho, las semillas feminizadas no aparecieron en el mercado hasta finales de los 90 gracias a las distintas reversiones de sexo con diferentes productos. Antes del 2000, lo habitual era el cannabis regular.

Cultivar marihuana antiguamente no solo no era tan cómodo como hoy en día, sino que además era mucho menos eficaz. ¿El motivo? Cuando se siembran semillas regulares, hay una probabilidad del 50% de que se conviertan en plantas macho o hembra. Dado que no queremos que los machos polinicen a las hembras (lo que haría que produzcan semillas y resulten en cogollos de mala calidad), debemos identificar a las plantas macho temprano y eliminarlas de la plantación. Lógicamente, este problema no existe con las semillas feminizadas. Además, como todas las plantas dan frutos, el cultivo será el doble de eficiente.

¿Cómo se crean las semillas feminizadas?

Hemos de explicar que una planta femenina proviene del cruce de dos ejemplares donde uno de ellos ha sido revertido su sexo para así contar con flores macho y su polen con cromosomas femeninos. Al polinizar nuestra planta receptora con polen que solo contiene cromosomas femeninos, solo puede obtenerse como descendencia otra planta femenina. A esto se llama feminización de genéticas. Como veremos, existen varias maneras de conseguir que una hembra produzca polen, casi todas requiriendo de algún producto químico que suele rociarse sobre la planta hembra a la que se quiere revertir el sexo. Una vez rociadas con el producto escogido y bajo un fotoperíodo de floración, las plantas empezarán a florecer normalmente, pero como machos en lugar de como hembras, produciendo polen "feminizado" (que solo contiene cromosomas XX) que puede utilizarse para polinizar a otras hembras y producir semillas feminizadas. Estas son algunas de las técnicas más utilizadas:

1. Estrés controlado o rodelización

Uno de los primeros métodos con los que se consiguieron semillas que producían ejemplares hembras fue el estrés controlado o rodelización. Existen varias maneras de estresar a las plantas de cannabis para conseguir que estas desarrollen flores macho, como el estrés por temperatura, por nutrición, por fotoperíodo o por pH.

Si bien con este método no se conseguirá ni mucho menos la cantidad de polen que se consigue con otros como el STS, será suficiente para producir un puñado de semillas y que el cultivador doméstico pueda intentar hacer sus propios cruces feminizados. Además, la gran ventaja de esta técnica es ser 100% natural, no requiriendo de ningún tipo de sustancia química durante el proceso.

2. STS o tiosulfato de plata

Sin lugar a dudas, uno de los métodos más comunes entre productores y bancos de semillas. Se trata de una solución formulada a partir de agua destilada, nitrato de plata y tiosulfato de sodio que, una vez pulverizada sobre las plantas hembra, inhibe la acción del etileno, resultando en la formación de flores macho una vez inducida la floración. El STS es un producto relativamente fácil de preparar, aunque su vida útil una vez mezclados ambos componentes es bastante limitada, apenas unos pocos días y estando bien conservado (sin aire ni luz, y en frío).

Es importante señalar que no debe consumirse ninguna de las plantas que rociemos con este tipo de productos; lo mejor es descartarlas después de haber aprovechado su polen. Ambos componentes, tiosulfato de sodio y nitrato de plata, son utilizados también para el revelado de fotografías, son sustancias químicas con las que debemos tener toda la precaución posible

3. Ácido giberélico

Las giberélicas son hormonas producidas por las plantas que las ayudan a regular diversos procesos relacionados con su desarrollo. Existen varios tipos disponibles en el mercado, aunque el más común y eficaz es el ácido giberélico o GA3 (giberélica GA3). Se utiliza de manera muy parecida a la plata coloidal, siendo pulverizado sobre las plantas a revertir durante varios días antes de cambiar el fotoperíodo a floración.

¡Debe comentarse que uno de los efectos secundarios del ácido giberélico es un espigamiento o stretch considerable de las zonas de la planta que hemos tratado, así que no os sorprendáis si les sucede a vuestras plantas! 

¿Cuál es la historia de las semillas feminizadas?

Hasta no hace mucho tiempo, si se cultivaba cannabis a partir de semillas, siempre había un 50% de posibilidades de que cada planta fuera masculina. Sin embargo, solo las plantas femeninas desarrollan cogollos ricos en cannabinoides como el THC y el CBD.

Las plantas masculinas producen vainas de semillas, y, si se conservan el tiempo suficiente, polinizarán las plantas femeninas, reduciendo drásticamente su producción. Por eso, quienes cultivaban semillas regulares tenían que identificar el sexo de sus plantas lo antes posible para eliminar los machos.

Luego, la creación de semillas de cannabis feminizadas en la década de los 90 revolucionó el cultivo de cannabis. Las semillas de marihuana feminizadas se modifican genéticamente para que solo se conviertan en plantas femeninas, y casi siempre (99,9%) lo hacen. Al eliminar el riesgo, este avance hizo que el cultivo de marihuana fuera mucho más fácil y más económico.

Leyendas urbanas y mentiras sobre las semillas feminizadas

Pese a que, tras dos décadas de cultivo, muchas de las leyendas o falsos mitos sobre las semillas feminizadas han caído, siguen escuchándose de vez en cuando argumentos como los siguientes, que el cultivador novel puede tomar por verdaderos. Como suele suceder, muchas de estas historias fueron en su momento propagado por personas que no habían cultivado jamás este tipo de semillas, por lo que su experiencia con ellas era nula o casi nula. El desconocimiento suele ser mal compañero de viaje, por eso queremos dejaros claros una serie de aspectos sobre las semillas feminizadas y las leyendas que a menudo las acompañan, leyendas como las siguientes:

  • Las semillas feminizadas producen plantas hermafroditas: Falso; el hermafroditismo es un factor relacionado con el estrés en el crecimiento de nuestras plantas, el polen usado para crear semillas femeninas contiene el cromosoma femenino.
  • Las semillas feminizadas producen plantas mutantes: Falso; es una manera muy poco culta de llamar a la biotecnología natural que existe detrás de estas fantásticas creaciones
  • Las semillas feminizadas tienen químicos: Falso, una semilla feminizada es 100% segura
  • Las semillas feminizadas son OGM: Falso, pues no se trata de seres donde la ciencia genética haya modificado su contenido cromosómico.

¿Cuáles son las ventajas de las semillas feminizadas?

Las semillas feminizadas garantizan plantas femeninas, evitan plantas macho, maximizan el espacio y los recursos, ofrecen mayor control genético y reducen el estrés en el cultivo. Algunos prefieren semillas regulares por diversidad genética y producción de semillas propias.

¿Cómo se cultivan las semillas feminizadas?

Como hemos comentado anteriormente, el cultivo de semillas de cannabis feminizadas es más sencillo que el de semillas regulares. En cuanto a su germinación no tienes de qué preocuparte, las semillas feminizadas se germinan de la misma manera que las demás. Las semillas de cannabis feminizadas se caracterizan por tener un ciclo vegetativo de entre dos o 3 meses. Estas semillas dependen del fotoperíodo para que comiencen a florecer, por lo que necesitan tanto una cantidad de horas de luz como de oscuridad para que se cultiven de manera correcta.

Si vas a cultivarlas en interior, necesitarás ajustar la cantidad de horas de luz y de oscuridad de manera manual. Cuando las semillas comiencen su periodo de floración, que suele ir desde las 5 hasta las 16 semanas, necesitarás ajustar las luces para que tengan 12 horas de luz y 12 de oscuridad. Este periodo de oscuridad es el que permite que las plantas comiencen a florecer.

Si, por el contrario, decides cultivar estas semillas en interior, es fundamental que lo hagas en primavera, coincidiendo con la época en las que las heladas dejan de estar presentes, para poder cosechar en otoño.

¿Qué tipo de clima y condiciones son ideales para el cultivo de semillas feminizadas?

Las semillas deben ser de alta calidad, limpias y compradas de una compañía de semillas acreditada, es por ello que desde MatillaPlant os recomendamos siempre que os hagáis con una buena tienda como puede ser esta para haceros con ellas, tened muy en cuenta que son siempre mantenidas bajo refrigeración y un lugar seco y óptimo para que, tras tu compra, todo sea magnífico para ti. Con muy pocas excepciones, es un requisito que los productores de semillas certificados usen únicamente semillas y plántulas certificadas para poder ofreceros después de lo mejor, lo superior

Todas las semillas bien desarrolladas contienen un embrión y en la mayoría de las especies de plantas una reserva de alimentos envuelta en una cutícula que cubre la semilla. Las semillas generalmente «se despiertan» y germinan bien cuando el suelo esté húmedo y las condiciones de temperatura son favorables para que estas puedan crecer. Pero no todas las semillas tienen los mismos requisitos de germinación, por lo que es importante conocer lo que cada tipo de semilla necesita.

Todas las semillas necesitan una humedad adecuada y oxígeno para germinar. Es muy importante que haya un buen contacto entre la semilla y el suelo

No todas las semillas tienen los mismos requisitos. La mayoría de las semillas germinan mejor bajo condiciones de oscuridad y la luz puede impedir su germinación. Pero una vez que las semillas han germinado y han brotado del suelo o del medio de cultivo como plántulas, todas necesitan de la luz del sol para crecer.

¿Cuáles son las diferencias entre semillas feminizadas y semillas regulares?

Las semillas de cannabis feminizadas tienen exactamente el mismo aspecto que las semillas de cannabis regulares, ya sean masculinas o femeninas. Pero dentro de sus modestas cáscaras marrones hay una diferencia crucial. Las semillas de cannabis feminizadas carecen de cromosomas masculinos, mientras que las semillas regulares de cannabis contienen la dotación genética completa que les permite ser machos o hembras. 

La principal ventaja para los cultivadores que eligen semillas de cannabis feminizadas es que no tienen que identificar ni eliminar los machos que podrían causar la polinización. A menos que el jardinero quiera más semillas, en lugar de cogollos, es una parte esencial del proceso de cultivo o se trate de un breeader creando alguna nueva variedad usando nuestros tan preciados machos

Las semillas de cannabis automáticas o autoflorecientes son aún más fáciles. No solo son feminizadas, sino que no dependen de un cambio en los ciclos de luz para desencadenar la floración.

¿Cómo se pueden optimizar los rendimientos de las semillas feminizadas?

Maximizar la producción o rendimiento final de la cosecha es uno de los aspectos más complejos del cultivo de cannabis, y las informaciones sobre la mejor manera de hacerlo son variadas. El cultivo de un ejemplar feminizado frente al cultivo de un ejemplar femenino regular varía poco, pues en el fondo, quitando aspectos propios de cada genética, hablamos de la misma planta, nuestra querida planta de cannabis. En MatillaPlant hemos recopilado algunos de los métodos básicos y contrastados que te ayudarán a conseguir cosechas abundantes.

1. Seleccionar variedades de alto rendimiento

Así pues, para garantizar una producción elevada, si se cultiva a nivel comercial o se intenta conseguir un suministro individual que dure todo el año, elegir la variedad correcta debe ser la primera consideración. Aquí en Matillaplant se puede encontrar una estupenda selección de variedades que producen una gran cosecha. Sin embargo, si la variedad elegida, en última instancia, se considera de bajo rendimiento, existen diferentes técnicas para conseguir la cantidad máxima posible.

2. Optimizar las condiciones del cuarto de cultivo

En primer lugar, mantener condiciones no óptimas en el cuarto o habitación de cultivo casi siempre reducirá la producción final. Los errores más comunes son los niveles incorrectos de flujo de aire, de temperatura y de humedad, junto con niveles erróneos de nutrientes, pH, o una frecuencia incorrecta de riego. Incluso si las plantas no muestran signos externos de estrés, es casi inevitable que optimizando las variables se les proporcione un impulso considerable.

Una vez que empieces a obtener resultados consistentes, puedes comenzar a jugar un poco ajustando tus variables, tales como la iluminación, los regímenes de nutrientes, y así sucesivamente. Con el tiempo, empezarás a discernir, de primera mano, el efecto de los diferentes ajustes que has probado. Por supuesto, la variabilidad entre variedades es muy alta, y como «lo que no mata, engorda», algunas variedades crecen con fuerza con altos niveles de nutrientes en la alimentación, mientras que otras pueden sufrir efectos tóxicos y catastróficos como resultado de los nutrientes.

3. Aumentar la intensidad de la luz

maximizar la intensidad de la luz es una opción importante cuando se trata de conseguir la maximiza producción posible. La luz típica utilizada en una habitación de cultivo de interior es una lámpara de alta presión de sodio (HPS) de 600 W. Si esta se cambia por una de 1000 W, los lúmenes disponibles para la planta pasan de 90.000 a unos 135.000. Algunos cultivadores han informado de que su producción ha sido el doble después de cambiar a lámparas de 1.000 W. También es posible pasar a usar dos lámparas de 600 W en lugar de una, lo que puede permitir una mejor cobertura lumínica.

4. La poda selectiva y otras técnicas para maximizar la penetración de luz

Otro aspecto importante a la hora de maximizar la producción es la optimización de la cobertura y la penetración de la luz, y una de las maneras más fáciles de hacerlo es manipular las plantas y podarlas de forma selectiva. Mientras que las plantas están en la etapa vegetativa, se pueden utilizar técnicas más intensivas para maximizar las cosechas o técnicas de supercropping. Otra técnica es el «topping» que consiste en cortar la punta de la hoja terminal del extremo de cada rama para provocar que los siguientes dos brotes se ramifiquen en su totalidad. Si esto se repite cada semana, más o menos, para cuando comienza la floración, la planta debe tener por lo menos el doble de la cantidad normal de puntas en las ramas, y, por lo tanto, más espacio para que las flores crezcan. El uso de cuerdas o enrejados también puede ayudar a mantener las puntas de las ramas, uniformemente, espaciadas, de modo que tengan el mismo acceso a la luz.

¿Dónde se pueden comprar semillas feminizadas de alta calidad?

Aquí en MatillaPlant puedes comprar las mejores semillas feminizadas baratas para todo tipo de cultivo. Encontrarás semillas feminizadas al mejor precio para exterior como así también para cultivo interior. Semillas de los principales bancos del sector y otras tantas nuestras, fruto de la investigación y el buen hacer que aquí en MatillaPlant gastamos.

Los envíos son rápidos, discretos y siempre recibirás un regalo en cada compra.

¿Cuáles son algunas de las mejores variedades de semillas feminizadas disponibles en el mercado?

En MatillaPlant tenemos las mejores semillas feminizadas baratas y productivas con un índice de feminidad que ronda el 99,9%. Por tanto, puedes despreocuparte de estar descartando plantas macho, ahorrando tiempo y dinero en todo el proceso.

Las semillas feminizadas son aclamadas por los cultivadores por ser fáciles de cultivar, estables, de gran calidad y destacan por desarrollar plantas de marihuana hembra, que son las que producen los deseados cogollos. También podrás encontrar un amplio catálogo de semillas autoflorecientes y regulares, tenemos todo el surtido para que tu elección 

Comprar semillas de marihuana feminizadas exclusivas

No importa si eres un hábil cultivador o acabas de iniciarte en el mundo del autocultivo. Cultivando semillas de marihuana feminizadas tendrás el éxito asegurado en cada cosecha.

Sus sabores y olores, penetrantes y duraderos, destacan por encima del resto de semillas de cannabis del mercado. Llevamos años de experiencia investigando y trabajando en genética cannábica, alcanzando los máximos estándares para el desarrollo de variedades de semillas feminizadas. Si estás buscando semillas feminizadas de la mejor calidad y que te darán un resultado excelente, ¡has llegado al sitio correcto!

MatillaPlant: la mayor variedad de semillas feminizadas

En nuestro catálogo podrás encontrar tanto semillas feminizadas, como regulares y automaticas, con distintos porcentajes de THC y CBD. La amplia gama de variedades de semillas feminizadas exclusivas de MatillaPlant incluye:

  • Fotodependientes, destacan por su estabilidad, alta producción de flores y tricomas con especiales y deliciosos aromas.
  • Autoflorecientes, conocidas por ser discretas, rápidas y deliciosas.
  • Línea USA Strains, marihuana fotodependiente y autofloreciente con genéticas procedente de USA.
  • CBD, variedades ricas en CBD pueden ser fotodependientes o autoflorecientes.

Para mantener la calidad y preservar la semilla, vienen perfectamente envasadas en un pack de almacenamiento que asegura su perfecta conservación.

¿A qué esperas para probar las mejores semillas de marihuana? ¡Te esperamos!