Tu carrito
No hay más artículos en tu carrito

Envíos anónimos y gratis a partir de 30€ | Entrega en 24-48h

Tu carrito
No hay más artículos en tu carrito

¿Cuándo empieza la floración en exterior?

Cada vez está más cerca el final de nuestro cultivo y, en sólo un par de meses de floración, ya estaremos preparados para quitar el polvo a las tijeras y cosechar nuestros cogollos.

Para obtener lo mejor nuestro cultivo y una exitosa floración de marihuana en exterior de cada planta en concreto, es necesario que coordinemos y tengamos en cuenta todos los factores posibles. Por ello, en este artículo os vamos a hablar del comienzo de la floración y os vamos a explicar algunos detalles que son importantes y que hay que considerar en el cultivo.

M. Guzmán
Actualizado: 10/04/2023 15692
¿Cuándo empieza la floración en exterior?
Compartir:

Prefloración y floración ¿Qué diferencia hay?

En la marihuana, la prefloración y la floración son dos etapas importantes que marcan el comienzo de la producción de cogollos.

La prefloración en la marihuana es cuando la planta comienza a mostrar signos de su género. En los machos, se desarrollarán pequeñas bolsas de polen, mientras que en las hembras, aparecerán pequeños pistilos blancos que eventualmente se convertirán en cogollos. La prefloración en la marihuana ocurre generalmente entre la tercera y cuarta semana de crecimiento.

Por otro lado, la floración de la marihuana es cuando las plantas de marihuana comienzan a producir cogollos maduros y listos para la cosecha. Durante la floración, los cogollos crecerán y se desarrollarán, y las plantas comenzarán a producir resina y tricomas. La floración de la marihuana puede durar de 6 a 12 semanas, dependiendo de la variedad y las condiciones de cultivo.

¿Cuándo comienza la etapa de floración en exterior?

El periodo de floración de las plantas de marihuana en exterior tiene lugar sobre los meses de julio y agosto en el hemisferio norte, mientras que en el hemisferio sur suele comenzar sobre los meses de noviembre y diciembre.

Esta fase es una de las más esperadas y emotivas para aquellos que cultivan cannabis puesto que es el momento donde sus plantas comienzan a producir los esperados cogollos.

Dada la importancia de esta etapa en el proceso de crecimiento de las plantas, es importante entender tanto la fase de floración como la denominada "prefloración" para tratar de sacar el máximo partido de ambas.

En el cultivo de exterior, la marihuana empieza a florecer cuando los días comienzan a ser más cortos y disminuyen las horas de luz que reciben las plantas. Esta fase es un periodo que puede variar dependiendo de la variedad cultivada y los distintos estímulos que ésta reciba.

¿Cuánto dura la etapa de floracion en exterior?

La duración de la fase de floración de las plantas de cannabis en exterior varía dependiendo de las diferentes cepas, aunque por lo general, suele durar entre 8 y 11 semanas.

Las variedades indicas suelen tardar 8 semanas en florecer, aunque algunas pueden tardan hasta 10 semanas, y las variedades sativa, por el contrario, pueden tardar hasta 12 semanas en florecer, mientras que las variedades híbridas suelen tardar de 6 a 10 semanas.

Como véis, cada variedad tiene su tiempo de floración. Por lo general, las variedades índicas, ruderalis y algunos híbridos suelen tener un periodo de floración más corto que las sativas.

Fases de floración de la marihuana

Las fases de la floración de la marihuana son un proceso crucial en el cultivo de esta planta. Estas fases se dividen en tres etapas: inicio de floración, floración media y final de floración.

  1. Inicio de floración: esta etapa se inicia cuando la planta comienza a mostrar los primeros signos de floración, como el crecimiento de pequeñas flores blancas en las puntas de las ramas. Durante esta fase, la planta comienza a requerir más fósforo y potasio, que son esenciales para el desarrollo de los cogollos. Esta fase también es llamada prefloración.

  2. Floración media: esta etapa se produce cuando los cogollos comienzan a engordar y a producir más resina. En esta fase, la planta necesita una nutrición específica que contenga una mayor cantidad de fósforo y potasio, además de una buena fuente de magnesio.
  3. Final de floración: en esta fase, los cogollos están completamente desarrollados y listos para ser cosechados. Es importante monitorear los tricomas de los cogollos para determinar el mejor momento para la cosecha. Durante esta etapa, la planta necesitará una nutrición adecuada para mantener la calidad de los cogollos.

Es importante tener en cuenta que las fases de la floración pueden variar según la variedad de la marihuana y las condiciones de cultivo. Por lo tanto, es esencial prestar atención a las necesidades de la planta y adaptar el cultivo en consecuencia.

¿Cómo identificar las preflores masculinas y femeninas?

Las preflores se podrán observar con una lupa, si eres algo impacientes, o a simple vista, unos días más tarde. Éstas crecen en los entrenudos de las ramas, justo detrás de las espítulas y tienen forma de apéndices pequeños que se forman en la base del pecíolo de las hojas y tallos.

Estos pequeños apéndices laminares nos van a permitir conocer el sexo de cada planta, algo que es muy importante, pues saber si la planta es de sexo masculino o femenino nos ahorrará tiempo, dinero y cuidados que no son necesarios en plantas macho que tenemos que desechar.

Preflores masculinas

Las preflores masculinas aparecen a las seis u ocho semanas de crecimiento, surgen detrás de las espítulas o brácteas, en el cuarto o quinto entrenudo del tallo central y no suelen convertirse en flores perfectas. Sin embargo, algunas variedades, no necesitan de un fotoperiodo corto para producir flores masculinas y liberar su polen.

Generalmente las plantas macho florecen antes que las hembras, por ello es conveniente prestar mucha atención y fijarnos con esmero en todas las plantas y sus características para desechar las plantas macho cuanto antes.

Preflores  femeninas

Las preflores femeninas crecen, igualmente que las masculinas, detrás de las espítulas o brácteas, en el cuarto o quinto entrenudo central del tallo central de las plantas. Estas preflores de sexo femenino están formadas por una vaina de color verde claro que se llama cáliz y dos pequeños pelillos vellosos que tienen forma de “V” y son de color blanco, amarillo, verde, rosado o violeta y se llaman pistilos.

Para estimular la entrada de las plantas en el periodo de floración en conveniente cambiar su nutriciónd, de modo que les aportemos un fertilizante con más fósforo y potasio y baja concentración en nitrógeno. En el mercado se pueden encontrar diversos preparados y estimuladores de origen vegetal que van a maximizar la producción de cogollos y de resina.

El sexado

Para cultivar marihuana “sinsemilla” es necesario desechar, del cultivo, aquellas plantas que producen polen, así evitaremos que se polinicen. A veces, al cultivar “sinsemilla”, solo hembras, hay plantas que producen flores masculinas para captar polen e intentar reproducirse. Por este motivo, a veces podemos encontrar semillas en algunos cogollos sin que haya existido ningún macho.

Si nos damos cuenta de que hay alguna de estas plantas en nuestro cultivo y sus flores masculinas son pocas, podemos quitarlas ayudados por unas pinzas. Si, en cambio, hay gran número de estas flores y pensamos que la planta no tiene un sexo claro, lo aconsejable es desecharla, de este modo evitaremos la polinización.

Las flores masculinas o estaminadas crecen en los ápices de las plantas, miden sobre 6mm de largo y su color va del verde claro al amarillo. Se desarrollan en pequeños racimos y cuelgan de los entrenudos a la espera de abrirse y liberar su polen. Son fáciles de visualizar y desde que aparecen hasta que empiezan a liberar el polen suelen pasar entre diez y doce días.

Otro aspecto que nos puede ayudar a detectar una planta macho es su morfología que cambia en la floración. Estas plantas se alargan y afinan para ponerse por encima de las plantas hembra ya que de este modo pueden polinizar más espacio.

Las flores femeninas o pistiladas se desarrollan a partir de las preflores femeninas y la morfología de todas es ellas es muy parecida. Miden entre 6 y 12 mm, y están formadas por una pequeña vaina verde de color verde claro que se llama cáliz y los pistilos que son los pelillos vellosos con forma de “V”, de color blanco.

Las plantas hembras también cambian su morfología al llegar la floración, aumenta la distancia entre sus nudos para que los cogollos tengan sitio para formarse. Las plantas hembra desarrollan tallos más gordos, fuertes, resistentes y cortos. Conforme avanzan los días y la fase de floración se va instaurando, el crecimiento de las plantas se detiene y aparecen las primeras inflorescencias. En este momento, la floración ha comenzado.

¿Qué tipo de nutrientes necesitan las plantas de marihuana durante la etapa de floración en exterior?

Conforme el cultivo avanza y se adentra en la fase de floración la producción de clorofila de las plantas disminuye, por lo que necesitan cada vez menos cantidad de nitrógeno. Sin embargo, en esta etapa las plantas necesitan absorber más fósforo y potasio para fomentar la formación de sus cogollos y la producción de resina.

Estos son los motivos por lo que se recomienda utilizar un nutriente PK 13-14,  ya que su formulación baja en nitrógeno y alta en fósforo y potasio es ideal para este periodo. Sin duda, se trata del nutriente base más utilizado por los cultivadores de cannabis durante la fase de floración, tanto en exterior como en interior.

En stock, envío inmediato

Atami Ata PK 13/14 de Atami
Añadir al carrito

Para cultivos muy grandes o si se prefiere usar tan solo productos naturales, lo mejor es suministrar guano de murciélago. El guano de murciélago es un formidable nutriente orgánico para la floración muy rico en fósforo, potasio y aminoácidos.

El guano de murciélago se puede añadir directamente en la tierra o se puede preparar en forma de “te” muy fácil de suministrar. Este prodigio orgánico, combinado con el abono base de floración, conseguirá unos excelentes resultados en la floración.

Para aumentar la producción de inflorescencias y principios activos se puede usar algún tipo de estimulador o bioestimulador para la floración, combinado, siempre, con el PK 13-14. Los bioestimuladores para la floración incrementan y optimizan la absorción de los nutrientes, con lo cual las plantas producen cogollos más gruesos, compactos y de sabor más intenso y rico en matices.

Otra función importante que realizan los bioestimuladores es que mejoran el proceso de fotosíntesis de las plantas e incrementan su resistencia natural frente a enfermedades, plagas y estrés, puesto que aumentan el tamaño de sus hojas. Con todos estos beneficios incrementaremos de forma notable las posibilidades de éxito de la cosecha.

"Las plantas en floración absorben más fósforo y potasio para fomentar la formación de sus cogollos y la producción de resina."

La calidad del agua

La calidad del agua del riego es otro elemento importante que debemos tener en cuenta en nuestro cultivo. Con un agua de calidad nos vamos a asegurar de que las plantas absorben sin dificultades los nutrientes que les proporcionamos. Por este motivo, se debe medir con frecuencia el pH del agua y corregir su acidez o alcalinidad, que siempre debe estar entre un pH de 5.8 y 6.6, puesto que por encima o por debajo de estos valores las plantas no asimilan bien los nutrientes. Las mediciones de pH se pueden hacer usando un sencillo test de gotas de pH.

En el periodo de floración de las plantas en exterior no se deben hacer aplicaciones foliares de abonos o estimuladores. Incluso se deben evitar los insecticidas o productos para tratar las plagas u hongos, en la medida de lo posible.

En caso de que se tenga que tratar alguna plaga lo más indicado es recurrir a tratamientos biológicos, como el jabón potásico o aceite de neem. Estos productos son 100% ecológicos y no son tóxicos, por lo que son ideales para luchar contra las plagas y hongos en el cultivo tanto de interior como de exterior. En caso de infección por hongos es conveniente quitar las partes infectadas (hojas, ramas y cogollos), de este modo evitaremos que la infección se propague.

Para prevenir la aparición de moho u hongos en los cogollos se debe vigilar la humedad ambiental en las últimas semanas de verano y cubrir las plantas, con plásticos, en caso de lluvias.

Si nuestro cultivo se encuentra en una zona lluviosa y no se pueden mover las plantas, lo ideal es construir un toldo o una especie de invernadero para cubrirlas y protegerlas de las tormentas habituales del final del verano.

Problemas comunes en fase de floración 

Nivel incorrectos de hidratación

Es muy importante que el sustrato esté bien hidratado para asegurar un correcto desarrollo de la planta. Cuando nos excedemos en el riego de la planta y el sustrato se mantiene encharcado, corremos el riesgo de que las raíces se pudran y terminen haciendo que la planta muera. 

Si, por el contrario, no le proporcionamos la hidratación suficiente a la planta, sus hojas comenzarán a desmayarse y las raíces se secarán. Cuando esto ocurre a la planta se le hace mucho más difícil absorber bien los nutrientes para su correcto desarrollo. Lo ideal es regar el cultivo de 2 a 3 veces por semana y estar siempre atento a que el sustrato no esté encharcado ni seco. 

Si notas que las hojas de tus plantas están amarillentas o desmayadas puede deberse a una crisis de sed.  En este caso puedes colocar una bandeja debajo de la maceta. Esta absorberá el agua sobrante y ayudará a rehidratar tu planta, pero debes tener cuidado para que no se sobre hidraten.  

Temperatura adecuada

Cuando tus plantas de cannabis crecen con una temperatura adecuada, esta completa todas sus fases correctamente y sin estrés. La temperatura ideal debe oscilar entre 20 y 27°C, aunque la temperatura óptima está entre 24º y 25° ya sea de día o de noche. De esta forma te asegurarás un óptimo desarrollo y florecimiento de tus plantas. 

Si la temperatura es mayor a los 27°C, las plantas pueden deshidratarse y volverse más vulnerable a hongos y plagas. Si por el contrario la temperatura es menor a 20°C la planta no podrá absorber nutrientes de una manera correcta, lo que hará que se debilite.  

La humedad

Los niveles de humedad correctos para el cultivo de cannabis son de aproximadamente 50% durante la noche y 40% en el día. Si nuestro cultivo está expuesto a un exceso de humedad constante, hay mayor probabilidad de que aparezcan hongos, lo que pone en riesgo la floración. Si la humedad es inferior al 40% la planta sufrirá estrés metabólico por deshidratación ambiental. 

Hazte con algún controlador de humedad para conocer a qué niveles de humedad se encuentra tu cultivo en todo momento. De esta forma evitarás que tus plantas puedan sufrir daños.

Sistema de ventilación óptimo

Un buen sistema de control del clima y ventilación te ayudará a mantener los niveles de humedad y temperatura, además de controlar mejor la temperatura y evitar que el aire se estanque.  

Si el sistema de ventilación no funciona correctamente, el aire de la habitación puede recalentarse, lo que provocará que tus plantas se deshidraten y se vuelvan mucho más débiles.

La iluminación juega un papel clave 

Los focos de cultivo e iluminación son elementos absolutamente clave para la salud, la vitalidad y el rendimiento del cultivo de cannabis.

En stock, envío inmediato

Pure LED 680W de Pure Factory
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

Gavita Pro Line 1000 Conjunto Completo de Gavita
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

Gavita Pro DE (Double Ended) de Gavita
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

Reflector Azerwing Grande Vega 95% - 75-V de Prima Klima
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

Bombilla Philips Master Colour CMH de Philips
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

Pure Led 200w
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

Lámpara CMH / LEC de Genericos MP
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

Reflector Azerwing Grande Anodizado 86% - 75-A de Prima Klima
Añadir al carrito

Pero al igual que ocurre con los nutrientes, demasiado de algo bueno puede causar efectos perjudiciales. Una buena iluminación es imprescindible cuando se trata de lograr la mejor cosecha posible. Las plantas necesitan luz para producir energía a través del proceso de fotosíntesis, por lo que los niveles fuertes de luz son esenciales.

Durante la etapa de floración, hay ciertos factores de iluminación que deben tenerse en cuenta. Uno de ellos es el ciclo de luz. A menos que esté cultivando una variedad semillas autoflorecientes, deberás modificar los periodos de luz.

Otro punto importante es la distancia entre la fuente de luz y tus plantas.  

Durante el periodo de floración se produce un gran crecimiento vertical.  Especialmente si la planta en cuestión es una variedad sativa que pueda alcanzar una altura de 2 metros o más.

Las plantas se dispararán hacia la luz hasta un punto en el que puede ser peligroso. Necesitas mantener las luces cerca de un cultivo para maximizar la producción, pero tenerlas demasiado cerca puede causar problemas.

Si las plantas crecen libremente y terminan demasiado cerca de una fuente de luz, pueden quemarse y decolorarse. La mayoría de las cepas tienen requisitos diferentes en cuanto a la distancia a la que deben mantenerse alejadas de las luces.

Necesitarás experimentar un poco para encontrar ese punto óptimo, o puedes evitar este proceso de prueba y error investigando bien la cepa que eliges. 

Cantidades correctas de fertilizantes

Los fertilizantes en la fase de floración son tan importantes como en la fase de crecimiento. Una correcta aplicación de fertilizante durante la etapa de floración te asegurará una buena cosecha.

Las dosis adecuadas de fertilizante hará que tu cultivo se mantenga sano. Si se te hace difícil medir las dosis, te recomendamos utilizar fertilizantes líquidos, ya que al añadirlos al agua de riego es mucho más fácil controlar la cantidad que reciben las plantas.  

En stock, envío inmediato

Cannaboost Accelerator de Canna
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

Monster Bloom de Grotek
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

B'cuzz Root Stimulator de Atami
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

Bloombastic Atami de Atami
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

Leafcoat BioBizz  1L
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

Biocanna Flores de Canna
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

Biocanna Vega de Canna
Añadir al carrito

En stock, envío inmediato

Fungone Concentrate de Aptus Plant-Tech
Añadir al carrito

Una señal de que estás utilizando demasiado fertilizante es que las hojas comienzan a arrugarse y retorcerse. Si, por el contrario, carecen de fertilizante, sufrirán clorosis y las hojas comenzarán a caerse.