Tu carrito
No hay más artículos en tu carrito

Envíos anónimos y gratis a partir de 30€ | Entrega en 24-48h

Tu carrito
No hay más artículos en tu carrito

Mejor tierra para cultivar marihuana en interior

Para empezar, tenemos que hablar que todas las tierras no son óptimas para el cultivo de marihuana, no todas las tierras son buenas para las distintas modalidades de marihuana. Para poder elegir un buen sustrato donde sembrar tus plantas has de tener en cuenta el tipo de marihuana que siembre, el clima local, si cultivas en casa, en interior o exterior o en medio de la naturaleza, etc.

Si utilizas sustratos comerciales, estas tierras ya vienen con las mezclas idóneas preparadas para el cultivo. Si al contrario quieres tener un cultivo más natural, es otra historia. Los sustratos naturales podemos dividirlos en cuatro tipos: arenosos, limosos, margosos y arcillosos. 

J. Matilla
Actualizado: 27/09/2023 472
Mejor tierra para cultivar marihuana en interior
Compartir:

Arenosa

La tierra arenosa se caracteriza por ser buena drenante, lo que quiere decir que no tiene una buena retención de agua. Al regarla, los nutrientes empleados y usados también se eliminan rápidamente. El suelo arenoso es fácil de labrar, cavar, pero es una opción complicada para los cultivadores de marihuana. Tiene una textura gruesa, niveles bajos de pH, altos niveles de oxígeno, buena aireación y necesita riego frecuentemente.

Limosa

La tierra limosa tiene componentes de mediano tamaño, gran cantidad de minerales y materia orgánica. Aguanta bien el agua, aunque tiene drenaje adecuado. Los sustratos limosos son fáciles de trabajar. Es una de las tierras más fértiles.

Margosa

La tierra margosa es una mezcla de tierras arenosas, limosas y arcillosas, e incluye un buen grado de materia orgánica. Es el mejor compuesto para cultivar marihuana, ya que se compone de un gran drenaje y retención de agua, y una gran cantidad de nutrientes y oxígeno. Lo que pasa que es una de las tierras más caras.

Arcillosa

La tierra arcillosa está compuesta de partículas minerales muy finas. Es muy pesada y compacta y por ello es muy difícil de labrar. Es el sustrato que más aporta nutrientes y minerales, si lo que quieres es tener un cultivo ecológico.

Vamos a poner en valor ahora, las características indispensables que tiene que tener un sustrato para calificarlo como la mejor tierra para el cultivo interior.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la variedad que vamos a cultivar, ya que en el suelo puede estar la clave para que nuestro cultivo prospere y sea provechoso, además de tener en cuenta otras características externas como pueden ser el clima local, la luz o la temperatura. Por ello, consideramos que la mejor tierra para el cultivo interior es el sustrato, que servirá de base para que las raíces puedan fijarse en él y obtener los nutrientes necesarios para crecer sanas y de manera óptima.

Características de la tierra ideal para el cultivo

Textura y drenaje

Es necesario usar una tierra de escasa compactación y ligera, ya que esta textura fomentan el desarrollo óptimo de las raíces. Además, el oxígeno llega de manera más rápida, por lo que su desarrollo mejora.

La tierra tiene que tener un buen sistema de drenajes para que el agua no se acumule en la parte baja de la planta y pueda llegar a encharcarse. Así evitamos que las raíces puedan pudrirse, lo que provocaría que la planta muriese. Sin embargo, el drenaje es muy importante porque a la vez que elimina el agua sobrante, tiene que tener la capacidad de mantener el agua que necesita la planta, tiene que haber un equilibrio entre la retención y el drenaje.

Nivel de pH adecuado

El pH es el grado de alcalinidad o acidez que pueda tener una planta. Para las plantas de marihuana, el nivel de pH tiene que tener un valor específico, que normalmente tiene que rondar entre el 5,8 y el 6.3, también dependiendo de la variedad cosechada.

Uso de abono y aditivos

No podemos permitirnos una tierra baja en nutrientes, ya que no nos permitirá tener plantas robustas y con grandes cogollos. Debemos utilizar fertilizantes en las cantidades adecuadas para no sobre fertilizar la tierra, puesto que podría estropear la planta igualmente, pero un uso adecuado nos proporcionará plantas fuertes y con grandes resultados.

¿Tierra comercial o natural?

Lo ideal para el cultivo de tus plantas de marihuana es usar sustratos comerciales, ya que vienen preparados con las variantes óptimas por el cultivo, pero si te apetece tener una cosecha totalmente natural debes conocer muy bien los suelos y los inconvenientes o aptitudes de cada uno de ellos para que tu cultivo prospere.

Ventajas y desventajas de la tierra comercial

Los preparados comerciales llevan compuestos suficientes y los nutrientes necesarios para 3-4 semanas de crecimiento. Sin embargo, las plantas crecen más lentamente y podemos tardar más en detectar algún contratiempo en el crecimiento.

Ventajas y desventajas de la tierra natural

Si decides cultivar tus plantas con tierra natural, has de tener en cuenta que la tierra tiene más tolerancia con el pH y tu marihuana puede que tenga unos mejores resultados en cuanto al sabor, pero, por el contrario, hay que estar constantemente renovando la tierra porque puede acumular sales y residuos y pueden tardar más en aparecer signos de enfermedad que nos permitan tratarlos a tiempo.

Otros sustratos de cultivo

Además de los sustratos de los que ya hemos tratado con anterioridad, existen otros tipos de sustratos más específicos en el mercado para cultivos expertos.

Arlita o arcilla expandida

La arlita es una materia cerámica con forma de gránulos que se genera con arcilla a unas elevadas temperaturas. Este material se expande cuando la densidad disminuye. Se utiliza en la base de las macetas para que las plantas puedan drenar más fácilmente. También es el sustrato base en los cultivos hidropónicos.

Fibra de coco

Es un producto que aparición a finales de los 80, se obtiene de los restos del mesocarpio que se utiliza en la fabricación de colchonería, y tapicería. Para su obtención se lava con agua dulce y se trata con un agente buffer para que pueda obtener el nivel de pH. Es muy importante la fase del lavado de la fibra. La fibra de coco se puede utilizar sola para cultivos hidropónicos o mezclado con otros tipos de sustrato para mejorar sus esponjosidades y circulación del aire. No contiene abono, por lo que debemos aplicar fertilizantes por medio del regado.

Lana de roca

La lana de roca es un producto industrial mineral fabricado a altas temperaturas. Contiene Silicato de Aluminio, calcio, magnesio y en menor cantidad hierro y manganeso.

Es un material que no contiene abono, por lo que hay que aplicar fertilizantes por medio del regado.

Perlita

La perlita es un material de origen volcánico compuesto por silicato de aluminio. Se usa para mejorar nuestro sustrato. Su función es la retención de agua y la oxigenación del sustrato.

Sustrato para distintas fases del cultivo

A lo largo de las fases del cultivo de marihuana se diferencian distintas fases para las cuales podemos utilizar diferentes tipos de sustrato en el caso de que vayamos haciendo los correspondientes trasplantes de nuestras plantas. Debemos elegir un sustrato libre de enfermedades, que tenga un buen drenaje, pero que retenga la humedad suficiente para evitar que tengamos que estar regando constantemente. Para lograr un buen sustrato normalmente tenemos que mezclar 2 o más tipos de sustrato.

Sustrato para germinación y semilleros

Para la fase de germinación y el inicio en los semilleros, necesitamos una tierra muy ligera y poco compacta. Este tipo de tierra será la que permita un buen desarrollo del sistema de raíces, que haga que el oxígeno llegue de manera regular a la planta y que permita que crezcan con buena salud y desarrollo. Para ello se han generado en el mercado numerosos sustratos light sin apenas fertilizantes y con una mínima EC para la fase de germinación y semilleros.

Sustrato para crecimiento vegetativo

A la hora de hacer germinar tus plantas y en toda su fase de crecimiento vegetativo utilizaremos sustratos químicamente inertes: grava, roca volcánica, perlita, lana de roca… Buscaremos una tierra con un pH en el rango de 6.5 a 7.0 para que la planta absorba rápidamente los nutrientes. Necesitaremos un buen aporte de nitrógeno y una mezcla gruesa a la que añadiremos humus de lombriz.

Sustrato para floración y fructificación

Una vez que nuestra planta pasa a la fase de floración debemos añadir a nuestro sustrato tierras ricas en fósforo y potasio, por lo que podemos añadir lana de roca o perlita que harán que nuestras plantas. Además, en la fase de floración solemos agregar Guano, para aportar mayor aporte de nutrientes. Una buena mezcla para la fase de floración puede ser 30% de fibra de coco, 50% de turba, 10% de perlita y 10% de agua.

Mejor tierra para distintos tipos de marihuana

Antes de elegir la tierra a usar deberíamos tener en cuenta la variedad de cannabis que vamos a sembrar, ya que puede haber diferencias entre las semillas feminizadas y las autoflorecientes.

Marihuanas feminizadas

La marihuana feminizada debe sembrarse en semilleros una vez germinada y usar tierra con muy pocos nutrientes para que no se queme. Una vez hayan pasado unas semanas, la trasplantaremos usando ya una tierra más rica en nutrientes y que puedan ser absorbidos cuando la planta ya es más madura.

Marihuana autoflorecientes

A las marihuanas autoflorecientes les sienta mejor una mezcla que lleve menos nutriente, lo ideal es una mezcla 50-50 de turba y fibra de coco… A la que añadiremos algo de perlita para tener un buen drenaje. Cuando cultivamos semillas autoflorecientes no es necesario añadir el guano de murciélago, ya que necesitan menos fertilización. Recomendamos sembrar las semillas directamente en la maceta definitiva y sembrarla en el centro del tiesto para que no se queme con los fertilizantes.

Nutrición del Cannabis

Lo mejor es comprar una tierra comercial que esté bien preparada y específica para la marihuana, de esta manera nos garantizamos que sea un preparado de buena calidad y tenga todos los nutrientes que van a necesitar nuestras plantas para que crezcan fuertes y vigorosas.

Importancia de una tierra bien preparada

Una buena tierra tiene que ser un buen medio de transporte del agua y de los nutrientes necesarios para que llegue el alimento desde las raíces a las plantas. Por ello, lo esencial en una buena tierra es que incluya nutrientes básicos como son el fósforo, el potasio y el nitrógeno, además de macronutrientes y añadirle fertilizantes con altas concentraciones en ellos para obtener los mejores resultados en cada fase de cultivo.

Principales macronutrientes y su función

Como ya hemos hablado antes, los principales macronutrientes son el fósforo, el potasio y el nitrógeno, de los cuales vamos a hablar a continuación. El potasio regula la absorción de CO₂ a través de las hojas y refuerza las células de la planta. El nitrógeno que aporta la clorofila y los aminoácidos más importantes. Por último y más importante, el fósforo, ya que estimula la germinación, el crecimiento de las raíces y fortalece las membranas celulares.